MASACRE DE LAS DOS ERRES, LAS CRUCES, PETÉN

RECUERDO DOLOROSO: MASACRE DE LAS DOS ERRES, ACTUALMENTE LAS CRUCES, PETÉN

Por: Rosy Castillo

15435810_1153136181408500_1113973831_n
Familiares de las víctimas del Conflicto Armado Interno en Guatemala, conmemoran 34 años de la masacre ocurrida en el parcelamiento “Las Dos Erres”.

La conmemoración comenzó con una vigilia el día 6 de diciembre a las 20 hrs. y finalizó el 7 de diciembre a medio día. El objetivo de dicha actividad es recordar a las víctimas para mantener la memoria histórica, exigir justicia para que los culpables sean juzgados como corresponde, así como apoyarse y continuar en el proceso de sanación para los familiares que en ese entonces  vivieron un momento tan aterrador cuando el ejército les violó todos sus derechos por querer tener una vida digna.

Entre los puntos de la agenda,  se realizó la presentación de varios documentales que cuentan la historia de la masacre;  proyectaron un documental que se llama “Buscando a Oscar”. A pesar de los recuerdos dolorosos de violencia sobre el  7 de diciembre de 1982, varios familiares compartieron sus testimonios sobre lo que ocurrió esa época.

Participantes del comité de familiares de las víctimas de Las Dos Erres, después  de tanto tiempo, lucha y reuniones, han logrado darle sepultura correspondiente a los restos humanos, está en proceso el mausoleo  donde han construido “El Pozo de la Vergüenza” como referencia simbólica del  lugar donde  fueron introducidos los cadáveres de las victimas masacradas. También está en proceso la construcción de una muralla, una casa que resguarde a los familiares  que visiten el osario y quieran sentirse más cómodos al momento de reunirse en dicho lugar. Importante destacar que desde hace 34 años se ha venido reuniendo para esas fechas y conmemorando a las víctimas;  en algunas ocasiones han realizado misas, caminatas al lugar donde ocurrió el asesinato, entre otros.
Rodimiro Martínez  indicó que con los años se ha ido debilitando el grupo de personas que participan en esta conmemoración. Relata que hay ocasiones que muy pocos familiares aparecen para esas épocas: “antes asistían hasta dos mil o mil quinientas personas, íbamos hasta la aldea Los Chorros y Josefinos, cuando nos acompañaba Famdegua”. También   indicó que el debilitamiento implica que los familiares no continúen con el proceso psicológico de sanación, mientras que la Corte Interamericana continúe el proceso para que los familiares sean resarcidos como corresponde y recuperar las más de cincuenta caballerías de tierras  perdidas y que ahora está en manos de militares y narcos.
 
Exigir justica y pedir respeto por los familiares

El Estado de Guatemala no garantiza justicia a la sociedad, los familiares de las víctimas, además de las pérdidas humanas irreparables ocurridas, perdieron sus viviendas, tierra, cultivos.  Sufrieron daños materiales y psicológicos;  aún no han logrado sanar del todo, “es indignante que aún no se ha hecho justicia, los asesinos militares andan sueltos y solo unos pocos están en la cárcel”. Por otra parte, los sobrevivientes actualmente tienen acompañamiento psicológico: trabajan actividades mensuales que consisten en charlas sobre resiliencia (capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc.), para asimilar las perdidas y sobreponerse a la cotidianidad.  Adelita Soza, Psicóloga que brinda el acompañamiento comenta que “en años anteriores, ellos tenían mucho miedo de hablar, por la presión del gobierno. Si ellos hablaban tenían el temor de ser asesinados también,  hasta el momento se ha logrado romper el miedo”. Después de 34 años aún no han visto justicia y esa situación indigna a los sobrevivientes.

El Comité “El Recuerdo” también es unos de los movimientos que han surgido para reclamar justicia por las masacres ocurridas en las comunidades aledañas a Las Cruces. Juan Martínez,  familiar de las víctimas, comenta “Nosotros reclamamos justicia, hemos sido engañados por el gobierno de Guatemala. Un resarcimiento no es suficiente para el dolor que nos ha causado, pero ni siquiera eso nos ha cumplido el gobierno. Desde el gobierno de Berger nos han venido engañando”. Además indicó  que le han exigido al gobierno la cantidad de 50 mil quetzales por cada asesinado, pero hasta la fecha solo les han mentido en brindarles dicho monto. Entre otros aspectos, también indicó que juntamente con La Corte Interamericana de Derechos Humanos han demandado al País por las atrocidades  cometidas en mandatos del Gobierno y militares de esa época y que hiciera una investigación rigurosa y que juzgara y sancionara a los culpables. Hasta la fecha la historia sigue igual.  Para los familiares no ha sido fácil dar su testimonio: por sus mejillas corren lágrimas cuando recuerdan que los culpables están libre y pocos de ellos están en la cárcel. “Estamos cansados, sufridos, indignados, humillados, porque no respetan los acuerdos, el Estado nos ve como limosneros, no ha cumplido con el resarcimiento económico” indicó Martinez, quien entre lágrimas expresó su dolor y dijo sentirse re victimizado y engañado por el Estado de Guatemala.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *