Diversas organizaciones que participamos en los programas de Radio Sayaxché, nos reunimos el lunes 4 de noviembre, con el fin de llevar a cabo un Conversatorio sobre EQUIDAD Y LA NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, en el cual asistieron 65 personas de distintas comunidades del área de Sayaxché como: Chico Zapote, San Joaquin, El Ramonal, entre otras. Con el objetivo de que participantes conversaran sobre las dificultades cotidianas para la vivencia de la equidad de género y así promover acciones que eviten la normalización de la violencia contra las mujeres.

Esta actividad forma parte de una campaña “Trabajemos por una comunidad libre de violencia contra las mujeres”, la cual se estará llevando a cabo durante todo el mes de noviembre, con distintas actividades, programas radiales, cuñas, spots, departe de las organizaciones.

La actividad dio inicio a las 11 de la mañana, hubo público diverso: desde mujeres, hombres y jóvenes. Se dividió a las y los participantes en 5 mesas de trabajo, donde se llevó a cabo el conversatorio.

En el primer tema las conclusiones fueron que toda la violencia física se da por: machismo, temas de relaciones de poder (el hombre), por la cultura de violencia que se replica, la intolerancia, el machismo, el alcoholismo, falta de comunicación, dependencia del hombre, por desigualdad que afecta a las mujeres. De ultimo se dio una conclusión general del tema, para concientizar a la población sobre la problemática, para hacerles saber que esto NO ES NORMAL, que tenemos que empezar a trabajar por cambiar estos pensamientos, desde nuestro hogar con nuestros hijos e hijas, desde nuestra escuela, nuestra comunidad.

TEMA: EQUIDAD LABORAL. Conclusiones: Se preguntó a las y los participantes ¿Por qué creen que se da la desigualdad laboral? Unas opiniones fueron que esto es debido a que normalmente en las áreas rurales las mujeres son educadas para ser sumisas, servir en el hogar, no se les da la oportunidad de estudiar por lo tanto no tienen la oportunidad de optar a un cargo en un trabajo digno, en los COCODES a veces hay mujeres, pero el problema es que sus decisiones no son tomadas en cuenta y que a veces si la mujer era una jovencita, se le contrataba y se le veía más como objeto sexual. Entonces debemos empezar por darles un trato justo y digno a nuestras hijas, a las compañeras, para cambiar esta situación. Tener más igualdad. Reconocer la labor y aporte de las mujeres.

TERCER TEMA: NIÑO O NIÑA. Se le contó 3 historias comunes que pasan, como: si nace niño, la mujer se gana la gallina, si es niño la comadrona cobra más si es niña cobra menos, si es niño hereda tierra si es niña no hereda nada. Entre los comentarios de las historias, las y los participantes decían que estas situaciones se dan porque se cree que el niño va ayudar a trabajar y va a ganar dinero, mientras que la mujer no. Y en cuanto al derecho a la tierra, se prefiere darle al hombre porque él va trabajar la tierra y llevará a su futura esposa ahí, en cambio la mujer al casarse se va con su marido.

Nos damos cuenta que estamos en una sociedad que discrimina a la mujer incluso antes de su nacimiento, porque nos han inculcado esa cultura de que la mujer vale menos que el hombre, pero, nosotras y nosotros como sociedad debemos hacerles ver a nuestros hijos e hijas que tanto niñas como niños valen por igual, que tienen los mismos derechos, se evidencia la importancia de implementar acciones con perspectiva de equidad que incluyan al género como categoría analítica, desde los primeros años. Los pequeños cambios podemos implementarlos como padres desde nuestros hogares, por ejemplo, dejar de decir e implementar que el rosa es para niñas, que el azul es para niños, ¡solo son colores!, dejar que nuestros niños expresen sus sentimientos y no decirles que no lloren porque eso es cosa de mujeres, en los juguetes, dejar que niños y niñas jueguen con los distintos juguetes porque vemos que normalmente los juguetes marcan la pauta de los roles de género esperados para mujeres y varones. Los juegos “para niñas” les enseñan a cuidar de otras personas, a ser madres y a realizar trabajos del hogar; mientras que la oferta de juguetes “para varones” invoca roles profesionales más amplios y refuerza estereotipos de violentos a partir de juegos bélicos y con referencias militares.

CUARTO TEMA: 24 HRS DE HOMBRES Y MUJERES, se dividió a las mesas en dos grupos, uno escribía el día de trabajo de una mujer y otro el día de trabajo de un hombre. En plenaria se exponen las tarjetas y se hace la reflexión. Conclusiones: En plenaria nos dimos cuenta que la lista de trabajo que hacen las mujeres es extensa, desde madrugar y empezar a hacer el desayuno, hasta ser la última en acostarse por verificar que todo esté limpio en el hogar.  Todas estas tareas que realizan las mujeres se hacen bajo un rótulo de trabajo doméstico el cual no es pagado, ya que por ende corresponde a la mujer hacer todo esto.

También dialogando se ha visto que esta división del trabajo entre hombres y mujeres se asienta sobre concepciones acerca del rol y la sensibilidad de hombres y mujeres: porque se dice que el trabajo doméstico no remunerado aparece como algo que las mujeres hacen porque les corresponde, o algo que se hace por amor. La mujer tiende a sacrificar aspectos de su vida personal y laboral para poder cumplir con las demandas del hogar y la familia. Porque así nos enseñan en nuestros hogares desde pequeños.

Entonces para hacer nuestro pequeño cambio, debemos empezar en nuestros hogares enseñándoles a los niños, jóvenes y hombres que las tareas del hogar deben de ser compartidas, que deben apoyar, no es una ayuda sino colaboración. Redistribuir este trabajo entre varones y mujeres es necesario. También es necesario romper con estereotipos.

QUINTO TEMA: PEQUEÑOS CAMBIOS Se hizo un breve análisis con las y los participantes para que ellos recuerden un poco de los temas que se conversaron. Posteriormente explicar que para lograr una vida más justa para las mujeres aún falta mucho por hacer, pero, ¿qué pequeños cambios podemos hacer?

Se les dio una hoja a cada uno para que escribieran su pequeño cambio a realizar para lograr un hogar, una comunidad fuerte en cuanto a la equidad para las mujeres.Conclusión: Entre las distintas ideas de los grupos resalta el darle la oportunidad de estudio a las niñas, como padres debemos reconoce las señales de violencia que se pueden estar ejerciendo para cambiarlas. No discriminar a la mujer. Darles las mismas oportunidades que a los hombres. Empoderar a nuestra niñez para evitar esta clase de situaciones. Para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas es necesario empoderarlas para que quienes sean víctimas de violencia puedan romper el silencio y buscar justicia y apoyo.

Escuchemos más sobre estas conclusiones aquí:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.