Petén, Guatemala, 28 de febrero 2019

Redactado por: Popi.

“la criminalización actúa como un mecanismo de estigmatización colectiva y de intimidación a todas las personas que tuvieren la intención de denunciar, o hayan formulado denuncias por, violaciones a los derechos humanos” (CIDH)

Se hace conocer la justicia social como un valor que promueve el respeto igualitario de los derechos y las obligaciones de cada ser humano en determinada sociedad y debería ser enfocada a la repartición justa e igualitaria de servicios básicos para el desarrollo y el desenvolvimiento de las personas en educación, salud, vivienda, seguridad y la libertad democrática en términos de participación ciudadana. Debería contribuir en la integración y la protección de las personas frente a la explotación de los más vulnerables para lograr vivir con la máxima igualdad dentro de nuestras sociedades.

Pero ante estas definiciones los gobiernos juzgan desde sus propios intereses, criminalizan a las personas por sus opiniones y sus luchas de defensa de los territorios y las personas que vivimos en ellas.  Muchos medios de comunicación, jueces, policías, ejercito, funcionarios y demás cargos públicos que viven sumergidos bajo el poder del estado y de sus intereses se encargan de manipular las informaciones para desvisibilizar y criminalizar las situaciones de injusticias sociales que existen dentro de un país usando herramientas como el sabotaje, terrorismo, rebelión, asociación Ilícita para delinquir, disturbios o extorsión, han sido adecuados y están siendo utilizados para perseguir a líderes y lideresas de movimientos sociales. Estas criminalizaciones impuestas por los gobiernos y las empresas que negocian con ellos, como método de clasificación y desprecio a ciertas personas de la sociedad que con valentía se atreven a denunciar situaciones de vulneración de los derechos fundamentales, además de una intimidación y amenaza.

Estos hechos vienen promocionados por los intereses y negocios que existen en las cúpulas de poder del país, entre los gobiernos y las empresas, que en los resultados de sus trabajos crean anomalías e ilegalidades en el territorio nacional, desde contaminación al lago, desforestación, sequedad y desmineralización de los suelos, ecocidios, desalojos violentos, muertes de estudiantes y abogados, persecución de líderes y lideresas comunitarios, pagos ilícitos en la propiedad de la tierra, manipulación de información, explotación laboral,… entre muchas otras irregularidades e injusticias sociales por las que la población no ve ninguna evolución, más bien se encargan de empobrecer y excluir, sobretodo, las áreas rurales que abarcan aproximadamente el 60% del país

Actualmente existen muchos casos de criminalización en nuestro país de líderes y lideresas comunitarios, defensores de los derechos humanos del país, los cuales reciben amenazas penales, intimidación telefónica, intimidación en los hogares, amenazas de muerte… entre otros tipos de intimidaciones. Empresas como NAISA, REDSA,CGN pronico, el mismo ministerio público que trabaja para proteger las áreas de reserva de bioesfera maya…. Estas instituciones y gente son los culpables del empobrecimiento de la población, los suelos de Guatemala, los altos índices de migración, los índices, las amenazas de criminalización, la manipulación de leyes corrompiendo la libertad de expresión. A demás de todas las atrocidades sociales que se viven en los territorios afectados por estas empresas que trabajan monocultivos, extracción de minerales de los suelos, extractores de energías…

A continuación, compartimos comentarios de testigos afectados por la palma africana y que se encuentran actualmente intimidados por personas que trabajan para estas empresas que nombramos anteriormente.

“ Todos tienen miedo a hablar del tema de lo que és el monocultivo de palma. Miedo a la persecución, a que nos vayan a matar, el miedo a dejar nuestros hijos abandonados por un secuestro… y al final nosotros lo que encontramos és la prisión pues. Porque si se dan cuenta hay muchas personas que están en la lucha, en la lucha y…en la lucha!, y como los callan es en meterlos presos para que allí se quede todo callado.”

“ Eso es lo que yo he visto; las personas que están dentro de las áreas de las palmas, les cierran el paso y amenazas, “que si no les venden la tierra les van a quemar sus casas”, para que las personas sean exigidas y se salgan de allí, de su lugar.” (Testigos anónimos afectados por la palma africana)

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.