Bordado de Paulina Agurto desde Chile.

El 8 de marzo del 2017, cuando en el mundo se conmemoraba el Día de la Mujer, en Guatemala ocurrió una de las tragedias más devastadoras en el país y el mundo, 41 niñas y adolescentes murieron quemadas mientras permanecían encerradas en un hogar estatal.

La situación de la niñez se ha deteriorado más desde el 2017 para la fecha, La Secretaría sd Bienestar Social tiene la responsabilidad de brindar mejoras para las niñas y niños en situación vulnerable, y se ha evidenciado que las personas encargadas de estas instituciones estatales no han hecho bien su trabajo

La tragedia

Lo que ocurrió ese 8 de marzo del 2017, según la investigación del Ministerio Público (MP), es que las niñas fueron “castigadas” por intentar escapar una noche antes del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, señalado por las propias internas de ser un lugar en donde se permitían vejámenes en contra de las jovencitas.

Las internas, llevadas a ese hogar debido a que necesitaban protección y abrigo, fueron encerradas en una habitación de 7 x 6.8 metros, es decir con capacidad para 11 personas, pero eran 54.

Relatos de algunas sobrevivientes señalan que una de ellas, en su desesperación por salir de ese lugar, prendió fuego a uno de los colchones que se les habían asignado para dormir. Las llamas se expandieron rápidamente y las autoridades del lugar, según las investigaciones, no actuaron de forma rápida para rescatar a las víctimas.

El MP señala que la angustia duró 25 minutos y que durante nueve de ellos la temperatura fue superior a los 300 grados centígrados y el oxígeno necesario para respirar era menor al 21 por ciento.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.