El 6 de febrero se conmemora el día internacional de la “Tolerancia Cero a la Mutilización Genital Femenina”, alrededor del mundo existen hoy en día muchas practicas antiguas que siguen dañando la vida de las mujeres.

La mutilación genital femenina, comprende todos los procedimientos consistentes en alterar o dañar los órganos genitales femeninos es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas.

Hoy por hoy, son muchas las situaciones en las que se violan los derechos humanos de las mujeres por el hecho de serlo. Aunque parezca mentira, se siguen practicando en diversos países costumbres salvajes y espeluznantes que truncan la infancia de muchas niñas y mortifican a muchas mujeres.

La mutilación genital

La forma más extensa de lo que en varias culturas africanas se denomina circuncisión femenina, una práctica que todavía se viene realizando en 28 países desde el cono de África y el mar Rojo hasta la costa atlántica y desde Egipto hasta Tanzania, comprendiendo también la mayor parte de Nigeria, los dos Yemen, Arabia Saudita, Irak, Jordania, Siria y el sur de Argelia. Con mucha menos frecuencia se realiza en algunas tribus de América Latina, Brasil, Perú y México, así como en Malasia y Pakistán

 Es la mutilación de los genitales femeninos, cercenando el clítoris y cerrando la vagina mediante una sutura que deja solamente una pequeña abertura para la emisión de orina y para permitir la salida del flujo menstrual.

 La meta es que las mujeres pierdan la habilidad de sentir placer sexual durante el coito, asegurando de esa manera que no serán infieles. El resultado es que la mayoría de las mujeres a las que se practica la infibulación desarrollan problemas médicos desde los quistes dermoides, infecciones urinarias y fístulas, hasta las hemorragias uterinas y otras complicaciones serias que pueden causarles hasta la muerte.

Alrededor del mundo hay muchas tradiciones, llamadas practicas culturales o de costumbres que dañan la vida de las mujeres, Lorena Lobos feminista y dirigente de organización de Mujeres en  Petén, en espacio de entrevista ha indicado “en Guatemala quizá no exista de esta forma, pero se de otras practicas que violentan los derechos de las mujeres, no heredarle tierra a las mujeres es una costumbre de los padres que implica dañar el futuro de las mujeres”  puntualizó que hay lugares, especialmente comunidades rurales que aún consideran que las mujeres son para que realices trabajos de la casa y los hombres trabajo del campo, esta es una costumbre antigua que debería de frenar, porque es contraproducente para el desarrollo de las comunidades y pueblos, puesto que las mujeres jugamos un papel muy importante dentro de nuestra sociedad, la equidad debe ser primordial ante todo, por esa razón es importante que las mujeres estén participando en espacios públicos de toma de decisión, donde hagan valer sus derechos humanos.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.