Leamos con atención la siguiente historia, y compartamos desde nuestros medios.

Victoria

Mi nombre es Victoria y hoy no estoy acá porque cuando tenía 13 años resulté embarazada y tuve que dejar la escuela, esto porque según mis padres y maestros ya no podía estudiar porque estaba enferma, y después cuando ya no estuviera enferma debía cuidar a mi bebé.

Mi embarazo fue porque un hombre mayor de edad que llegaba a vender dulces a las tiendas de mi comunidad me conoció y me dijo que le gustaba para su mujer, a lo que le respondí que debía preguntarle a mis padres, sin embargo, en la tercera o cuarta vez que lo vi, aprovechó que no había nadie en el camino, me tomó a la fuerza, me golpeó y abusó de mí en una vereda cerca de mi casa, yo creí que era algo normal y que luego me llevaría con él.

Después, ya no lo volví a ver y me enteré que estaba embarazada cuando me creció el estomago, por eso mis papás me llevaron donde un doctor que me examinó y me dijo que mi hijo iba a nacer en unos dos meses.

Un día a las 12 de la medianoche sentí dolores fuertes de estómago y mis papás fueron a llamar a la comadróna, quien llegó rápido y atendió mi parto, la sorpresa fue que no era solo un bebé sino eran tres niñas muy pequeñas pero vivieron 25 días en la casa, luego las tres bebés se enfermaron y tuvieron que llevarlas al hospital, allí fallecieron dos y solo una se quedó con oxígeno y con un tratamiento en la ciudad capital por posible ceguera.

Después de un largo tratamiento de la única de las trillizas que sobrevivió, he asistido a un grupo de apoyo con niñas que sufren violencia como yo y espero algún día volver a estudiar.

Podemos sumarnos a esta campaña desde nuestras paginas con el hashtag Son #NiñasNoMadres

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.